Comunicado

Montevideo, 30 de enero 2018

Desde el año 2011 los judiciales comenzamos un proceso de reclamos tendientes a obtener la adecuación salarial con respecto al incremento dispuesto por acuerdo político para los Secretarios del Estado en el Presupuesto que entró en vigencia por aquel entonces. Sería superabundante detallar los vaivenes que durante todos estos años estuvieron en danza en este proceso, hemos transitado caminos de inconstitucionalidades, recolecciones de firma en todo el país etc., ellos son bien conocidos no sólo por nuestros afiliados sino incluso por la opinión pública en general.

Iniciado el año 2017 tres de las cinco gremiales que nuclean funcionarios del sistema judicial resolvieron sus litigios mediante acuerdos con el Poder Ejecutivo. Nosotros no aceptamos aquella fórmula inicial y en Asamblea del 23 de febrero de ese año propusimos transitar el camino de la adecuación salarial para luego ver de resolver el tema de lo adeudado. Hicimos especial hincapié en adecuar los salarios aplicando el incremento dispuesto por entender que ello permitiría descomprimir una situación de conflicto que se arrastraba por más de un lustro. Con esa propuesta continuamos el camino del diálogo con nuestros interlocutores. Las diversas direcciones sindicales se fueron sucediendo.

En ese sentido entre los primeros pasos dados estuvo la solicitud de un rol más activo por parte de la central sindical en procura de una resolución de nuestro conflicto. Así dadas las cosas se concretó una conferencia de prensa con la participación de la dirección de AFJU y el Presidente de la Central, el compañero Fernando Pereira. Fue también desde la Presidencia de la central sindical que se fomentaron los espacios de diálogo para construir una salida al conflicto. En sucesivas asambleas de nuestro sindicato (dos en octubre, una en noviembre y dos en diciembre) las mayorías ratificaron la estrategia de consolidar el diálogo y la salida negociada apuntando a una pronta resolución de la situación, priorizando la adecuación salarial en remuneraciones que por la vigencia del conflicto no habían sido objeto de incremento alguno en los largos años de este proceso, así dadas las cosas se priorizaba la resolución del conflicto y la percepción de un incremento salarial por sobre cualquieras otras consideraciones. El proceso no estuvo sin embargo exento de vaivenes, sin embargo se laudó colectivamente y el Consejo Ejecutivo se avocó a instrumentar el mandato asambleario.

En cumplimiento de esa línea la dirección de AFJU abordó un complejo espacio de diálogo interinstitucional que implicó la participación de la central sindical, representantes de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social y Economía y Finanzas, la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia y la Dirección Gral. de los Servicios Administrativos, una representación del Consejo Ejecutivo de AFJU con los asesores (económicos y jurídicos).

Con fecha 20 de diciembre de 2017 se concreta una propuesta tendiente a resolver el diferendo que incluye la incorporación de un 87 % de aquella aspiración de adecuación salarial, tantas veces exigida en las instancias colectivas. Esta propuesta fue suscrita por representantes del Poder Ejecutivo y la Suprema Corte de Justicia. En Asamblea del 22 de diciembre dicha propuesta es explicada detalladamente por el Asesor Económico, tomando como resolución someter su consideración a la realización de un plebiscito. Este tuvo lugar sobre fines de diciembre y su escrutinio se realizó el día 3 de enero. El proceso fue un ejemplo de participación democrática, los propios órganos electorales fueron los encargados de la dirección y ejecución del plebiscito, brindando un marco de plenas garantías que concluyó con la aceptación de la propuesta por una especial mayoría que recogió las voluntades de alrededor de los 3/5 de votantes.

Desde el punto de vista sustancial la cuestión ha sido laudada.

Esta tiene dos formas de encararse, una desde el punto de vista económico y otra desde lo político-sindical.

Esta propuesta contempla a todos los funcionarios judiciales, tengan o no sentencia.

Incorpora beneficios que valorados desde el punto de vista colectivo son considerados de gran trascendencia y que en su momento fueron objeto de reivindicación.

La resolución del tema del Centro de Educación Inicial (Jardín de AFJU). Desde 1990 el Centro de Educación Inicial es orgullo de nuestro sindicato, brindando atención de calidad a la primera infancia. El mismo funciona con trabajadoras del Poder Judicial en comisión y trabajadoras contratadas por AFJU con las cuotas mensuales que pagan los padres por sus hijos y con los aportes que hace la Suprema Corte de Justicia.

Desde hace un tiempo los pases en comisión de funcionarias y los aportes económicos que hace el Poder Judicial, son observados mensualmente por el Tribunal de Cuentas. Si bien la SCJ reitera el gasto, es imprescindible encontrar una solución definitiva a esta problemática. Por eso es necesario una norma habilitante que permita continuar con el funcionamiento del Jardín, cuestión contemplada en el convenio.

Incremento de la partida asignada para atención odontológica en el interior del país, existiendo el compromiso de duplicación de la misma, si bien sabemos que es insuficiente abre el camino para futuras instancias presupuestales de consideración de la mejora y adecuación de ésta.

En materia de salud, el acceso a los servicios del Hospital de Ojos así como prestaciones que brinda BPS. Estas contribuciones pueden destinarse a la compra de productos o artículos sanitarios, prótesis comunes, quirúrgicas fijas, ortopédicas permanentes o temporales externas, audífonos, sillas de ruedas y órtesis, es decir, productos no implantables que se destinan a mejorar la calidad de vida de los compañeros.

El acceso a los lentes, esto es, una prestación económica para aquellos beneficiarios que, según prescripción médica, necesitan lentes de cristales (de cerca, de lejos o bifocales), equivalente a un monto fijo de su valor.

En lo que respecta al Hospital de Ojos abarca los siguientes tratamientos: Cirugía de cataratas, pterigium y cirugía refractiva (miopía, astigmatismo e hipermetropía).

Se destaca potencial resolución de un conflicto que impidió durante años abordar cuestiones presupuestales y que llevo a no estar contemplado el Poder Judicial en el Presupuesto Nacional.

Conflicto además que por su extensión, su intensidad y las frustraciones producidas por la no resolución del mismo, muchas veces erosionó las relaciones interpersonales entre los trabajadores fomentando el individualismo, el desconocimiento de la herramienta sindical, la proliferación de movimientos al margen del colectivo, de naturaleza errática y que poco aportó a la unidad sindical, la promoción de acciones de carácter reactivo en detrimento de las propias remuneraciones de los trabajadores y la afectación del servicio con consecuencias entre los usuarios que en un gran porcentaje muchas veces corresponden a los sectores más vulnerables de la población.

Será entonces un nuevo tiempo que nos permitirá seguir construyendo sindicato, sanando heridas y zurciendo la imprescindible unidad entre los trabajadores para que los nuevos desafíos y las luchas que se avecinan nos encuentren nuevamente fuertes y juntos.

    CONSEJO EJECUTIVO